¿Cómo evitar que mi perro sufra un golpe de calor en verano?

Durante el verano nuestros perros están expuestos a sufrir las consecuencias de las altas temperaturas: golpes de calor, quemaduras de almohadillas y quemaduras de piel.

Las causas más comunes de los golpes de calor son la exposición prolongada al sol directo, el ejercicio excesivo durante horarios de altas temperaturas y dejar a un perro en un auto  con una ventilación inadecuada.

Los perros que sufren un golpe de calor pueden presentar frecuencias respiratorias elevadas, encías secas o pegajosas, coloración anormal de las encías, hematomas en las encías, pueden parecer letárgicos o desorientados y pueden sufrir convulsiones.

Ante la sospecha de un golpe de calor debes mojar o colocar un paño húmedo en las axilas, ingle y cabeza de tu mascota y acudir al veterinario lo antes posible.

Para evitar los golpes de calor te recomendamos no salir con tu mascota entre las 10 y 17 hrs, verificar la temperatura del suelo antes de salir, sobre todo si es cemento, ya que se pueden quemar y hacer heridas en las almohadillas y siempre llevar agua fresca a los paseos.

 


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Entradas relacionadas

Tipos de arena sanitaria para gatos y cada cuánto debemos cambiarla
Tipos de arena sanitaria para gatos y cada cuánto debemos cambiarla

Alimento seco o húmedo ¿Cuál es el mejor alimento para tu gato?
Alimento seco o húmedo ¿Cuál es el mejor alimento para tu gato?

Uno de los mayores peligros de que su gato no consuma suficiente agua es la deshidratación, que se produce cuando el gato pierde más líquidos de los que ingiere, lo que crea un desequilibrio de agua y electrolitos en el cuerpo. Cuando esto ocurre, su cuerpo es incapaz de funcionar correctamente.

La principal diferencia entre el alimento húmedo y el alimento seco para gatos, es la cantidad de agua que contiene el alimento.

La importancia de una buena higiene dental en los perros
La importancia de una buena higiene dental en los perros

Cepillar los dientes de los perros es uno de los cuidados básicos que debemos realizar con frecuencia. Con una buena higiene bucal disminuyen considerablemente las probabilidades de contraer infecciones, cambios en los hábitos alimentarios o enfermedades renales y cardiacas.