¿Cómo saber si mi perro o gato tiene fiebre?
0

Tu carrito está vacío

GRAN SANTIAGO: PIDE HASTA LAS 13H Y RECIBE EN EL MISMO DIA.

Detectar fiebre en nuestros queridos perros y gatos puede ser todo un desafío, porque, aunque lo intenten, ellos no pueden decirnos directamente cuándo no se sienten bien.

Como amantes y cuidadores responsables de mascotas, es esencial que sepamos reconocer los síntomas de fiebre para actuar de inmediato y asegurarnos de que nuestros amigos peludos estén felices y saludables.

A continuación, te contaremos cómo identificar si tu perro o gato tiene fiebre y qué deberías hacer al respecto.

Síntomas de fiebre en perros y gatos

La fiebre es una señal de que el sistema inmunitario de tu mascota está combatiendo alguna infección o enfermedad. Aquí te dejamos algunos signos a tener en cuenta que podrían indicar que tu perro o gato está febril:

  • Estado decaído: Si ves que tu mascota está más apática o triste de lo normal, podría ser una señal de alerta.
  • Incremento en el tiempo de sueño: Si tu perro o gato está durmiendo más de lo habitual sin razón aparente, es posible que su cuerpo esté luchando contra algo.
  • Falta de apetito: Si tu amigo peludo muestra menos interés en la comida, esto también podría ser un indicativo de fiebre.
¿Cómo medir la fiebre en perros y gatos?

Para estar seguros de que realmente se trata de fiebre, lo más fiable es usar un termómetro digital rectal. Normalmente, la temperatura saludable para los perros varía entre 38.3 y 39.2 grados Celsius, y para los gatos entre 38 y 39.2 grados Celsius. Cualquier lectura por encima de estos rangos podría ser indicativa de fiebre.

Acciones recomendadas si tu perro o gato tiene fiebre

Si sospechas que tu mascota podría tener fiebre, lo primero y más importante es contactar a un veterinario. La fiebre puede ser un signo clínico de muchas enfermedades, algunas de las cuales pueden necesitar atención urgente. Es crucial no medicar a tu mascota sin consejo profesional, ya que algunos medicamentos humanos pueden ser peligrosos para ellos.

Reconocer los signos de fiebre es el primer paso para cuidar de tu mascota, pero entender qué está causando la fiebre y obtener el tratamiento adecuado es igual de vital. En Petvet, entendemos lo importante que es que tu mascota reciba atención rápida y sin estrés, por eso ofrecemos consultas médicas a domicilio. Este servicio permite que tu amigo peludo sea atendido en la comodidad de tu hogar, evitando el estrés del transporte y la espera en una clínica.

Si crees que tu perro o gato podría tener fiebre o si simplemente necesitas un chequeo general, contáctanos para agendar una cita. Con Petvet, es fácil y rápido, y te aseguras de que tu mascota reciba la atención médica que necesita de inmediato. ¡Cuida la salud de tu mascota y asegura su bienestar con nuestra experta ayuda a domicilio!


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Entradas relacionadas

Vitaminas esenciales para la salud de perros y gatos
Vitaminas esenciales para la salud de perros y gatos

Al igual que los humanos, los perros y gatos necesitan una variedad de vitaminas esenciales para mantener una salud óptima. Aunque todos los alimentos en Chile incluyen las vitaminas necesarias para tus mascotas, lo que realmente marca la diferencia es la calidad de los ingredientes. Lee la nota completa aquí
Alimentos sin granos para perros y gatos
Alimentos sin granos para perros y gatos

Los alimentos sin granos son aquellos formulados sin la inclusión de granos como el trigo, el maíz o el arroz. También conocidos como alimentos grain-free, estos productos están diseñados para proporcionar los nutrientes necesarios utilizando otras fuentes de... Lee la nota completa aquí
Probióticos para perros: ¿Qué son y cuándo usarlos?
Probióticos para perros: ¿Qué son y cuándo usarlos?

Los probióticos son bacterias amigas que viven en el tracto gastrointestinal de nuestros peludos compañeros. Estas bacterias son esenciales para la salud digestiva de nuestras mascotas, ya que compiten con las bacterias malas en el intestino, evitando problemas como diarreas y previniendo que las bacterias dañinas lleguen al torrente sanguíneo.